Escalando a las estrellas
De Ubud a Mount Agung

El viernes me preguntaron si quería irme de excursionismo, y acepté. Para los que no saben que es excursionismo, es subir el Ávila, pero no en el Ávila.

La montaña que subimos se llama Mount Agung y queda a una hora y media de Ubud, la ciudad en donde yo vivo. La idea es ver el amanecer desde la cima del Mount Agung a eso de las 6:00AM, y para ello se debe comenzar a subir la montaña a las 2:00AM, porque toma 4 horas llegar hasta la cima.

Me dormí el viernes como a las 9:30PM, porque acordamos salir de Ubud a las 12:30 para llegar a la montaña a las 2:00. Así fue. Mi alarma sonó a las 11:45 y con el dolor de mi alma me bañé, me vestí, prendí mi moto y me fui.

QUE FRÍO EN LA VIDA. Manejar moto en la noche es sabroso, siempre y cuando tengas un buen suéter… y casi me llevo a 2 perros por el medio btw.

Llegamos a exactamente a las 2 en punto, nos encontramos con el guía y comenzamos a subir.

______________________________
La subida

La primera hora fue como caminar por un bosque; muchos árboles, plantas y no muy empinado. Todos llevábamos una linterna en la cabeza y yo tenía un bastón de senderismo.

Luego de la primer ahora, los árboles comenzaron a desaparecer y poco a poco todo se convertía en piedras y ya para la tercera hora no había nada más que rocas. No solo eso, se convirtió en escalada; si, ya no estábamos caminando horizontalmente sino verticalmente, era como subir escaleras. Por eso le puse el titulo a este blog, en un momento miré hacia arriba y se veían demasiadas estrellas y varios colores en el cielo, era loco. Y como estábamos subiendo la montaña, era como si estuviéramos escalando a las estrellas.

Ademas, podía ver pequeñas luces que formaban el camino a la cima… eran todas las persons que estaban subiendo.

En la cima

Llegamos a las 5:50AM mas o menos. Estaba haciendo mucho frío, pero también estaba sudando, y esa combinación no es agradable, pero bueno… Nos sentamos en una roca inmensa y podíamos ver los rayos del sol saliendo por la izquierda, y en cuestión de minutos el sol ya estaba subiendo. Fue súper increíble porque pude ver en donde estaba. Se los juro, yo no sabía todo lo que había subido. Era como estar en un avión, estábamos por encima de las nubes. Fue muy impresionante. No se veían casas, se veían montañas vecinas y volcanes que quedan alrededor. Pasamos una hora arriba, tomamos té y muchas fotos, hablamos y nos preparamos para bajar.

Bajando

No hay mucho que decir, fue tortura. Mis rodillas me dolieron por 4 horas. Me caí como 2,3974 veces. Estaba molesto porque nos tardamos como 5 horas para bajar. Por fin llegamos y manejamos hasta Ubud.

Almorcé y me dormí a las 2 de la tarde. No supe nada más de la vida hasta el domingo en la mañana.

Lo disfruté mucho, y aunque odié bajar de ahí, lo volvería a hacer. 

GALERÍA

Disfruten de las maravillosas fotos 
  1. +
  2. +
  3. +
  4. +
  5. +
  6. +
  7. +
  8. +
  9. +
  10. +
  11. +
  12. +
  13. +
  14. +
  15. +
  16. +
  17. +
  18. +
  19. +
  20. +